Make your own free website on Tripod.com


Durante la Segunda Guerra Mundial, 877 pilotos alemanes lograron 20 o más victorias (aparatos derribados) en combate, lo que representa el 71.8 % del total de pilotos, de todas las nacionalidades, que alcanzaron ese resultado.

Sin embargo, el costo en términos humanos fué muy elevado para la Luftwaffe, ya que un 53% de esos 877 pilotos no lograron sobrevivir a la guerra:


Un total de 370 de los pilotos incluidos en la lista murieron durante la guerra, 300 de ellos en acción de combate en los diferentes frentes, algunos de ellos ametrallados cuando bajaban en paracaídas o en tierra tras aterrizajes forzosos. Los 70 experten restantes murieron en accidentes de vuelo, a consecuencia de heridas o enfermedades, otros, al momento de ser capturados o siendo prisioneros de guerra, incluso algunos varios años después de finalizado el conflicto.

Para otros 96 pilotos considerados Desaparecidos en Acción, ya que no fué posible en su momento confirmar su suerte, se perdió su rastro de manera permanente, por lo que hoy no es posible precisar en su caso la forma en que murieron.

Es notable como el número de bajas de "experten" se incrementó con el transcurso de la guerra, a medida en que ésta se tornó desfavorable para Alemania:


Así, el 47 % de las bajas se produjo en los últimos 17 meses del conflicto (enero 1944-mayo 1945), el cual tuvo una duración de 5 años y 8 meses para Alemania.


A las bajas habría que añadir el número de pilotos (al menos 39 de los 877) que debió sufrir la condición de Prisionero de Guerra durante la guerra y en ocasiones por muy largos períodos. Particularmente difícil fué el caso de aquellos pilotos que cayeron en manos del ejército soviético durante o después de la guerra, y que sólo recobraron su libertad 5 o diez años después de terminado el conflicto, como fué el caso del máximo as de la Segunda Guerra Mundial, y de la historia completa de la guerra aérea: Erich Hartmann. Entre éstos 39 pilotos no se consideran aquellos que fueron prisioneros de guerra temporalmente, como por ejemplo aquellos de la fugaz campaña de Francia, por ejemplo, o quienes al término de la guerra fueron detenidos mientras los aliados occidentales revisa